• Jorge Drom N39-188 y Gaspar de Villaroel. Ed. Plus 1 Of. 53, Quito 170506

    • Tels. +593 2 603 9643 | +593 98 894 6446 | +593 99 580 1798 | +593 99 321 3409

    • 27/01/2016

    Aplicaciones económicas de la meteorología

    Aplicaciones económicas de la meteorología

    Aplicaciones económicas de la meteorología 300 319 admin

    Fuente: euskonews. 18/01/2016
    http://www.euskonews.com/0204zbk/gaia20412es.html

    La presencia de la meteorología en la sociedad actual es una constante. En la práctica no hay un solo sector económico que, de uno u otro modo, sea ajeno al medio atmosférico. La interacción entre la meteorología y las distintas actividades humanas es un factor que, a menudo, condiciona el resultado económico de las mismas. El conocimiento que hoy en día esta disponible sobre esta materia, hace posible incluirlo entre los factores a considerar en la logística y toma de decisiones.

    El conocimiento del tiempo previsto a escala global, regional y local debe tenerse en cuenta en la toma de decisiones relevantes en multitud de actividades económicas. El conocimiento fiable del “tiempo futuro”, predicción del tiempo, es un elemento clave en multitud de actividades relacionadas con la logística, transporte, protección civil, control de recursos, aviación, agricultura, planificación de eventos, turismo, actividades industriales, etc.

    La recopilación de información meteorológica a partir de fuentes diversas y su procesamiento en tiempo real permite conocer el “tiempo presente”, es decir, el estado de la atmósfera en ese instante. Esto posibilita las labores de vigilancia necesarias en distintas actividades; situaciones de emergencia por accidentes químicos, seguimiento de incendios o cualquier tipo de actividad que se desarrolle al aire libre, en el que una situación de meteorología adversa pueda causar problemas.

    Conocer el clima, “tiempo pasado”, de una determinada región y cómo fluctúan las variables meteorológicas a lo largo del año y durante las estaciones climáticas, puede facilitar a las empresas una herramienta de trabajo para planificar actividades varias como construcción, ingeniería, arquitectura, turismo, industria alimentaria y textil, agricultura, recursos hídricos etc. Por ejemplo el estudio del comportamiento de los vientos predominantes auxilian en la elección de la ubicación apropiada para parques eólicos o en la construcción de pistas de aeropuertos, mientras que el estudio de la insolación determina la ubicación óptima de instalaciones de placas solares.

    A continuación veamos como un buen conocimiento del medio atmosférico pasado, presente y futuro puede ayudar a la correcta gestión y desarrollo de distintas actividades económicas, bien sean industriales, del sector agrícola o de servicios.

    En el sector energético la información meteorológica es esencial tanto en fase de planificación como en la explotación y distribución. El conocimiento de la climatología local es esencial a la hora de determinar la utilización de diferentes tipos de energías (térmica, hidráulica, eólica, solar, etc). A la hora de establecer la ubicación idónea de centrales térmicas, para minimizar posibles problemas medioambientales, o eólicas y solares, con objeto de situarlas en zonas de máximo potencial energético, es imprescindible disponer de una buena caracterización del medio atmosférico. Los valores extremos de temperatura son un factor determinante en la planificación de la demanda energética, de forma que conocerlas con antelación permite ajustar la producción a la demanda. Por su parte las condiciones de temperatura y humedad tienen una incidencia directa sobre el rendimiento de las centrales térmicas. El conocimiento del viento y las condiciones de estabilidad, entre otras, son esenciales a la hora de determinar la dispersión de contaminantes.

    En la construcción, las aplicaciones meteorológicas van desde la ejecución de obras públicas hasta la planificación urbanísticas. La predicción del tiempo a corto y medio plazo, particularmente el conocimiento de umbrales de viento y precipitaciones previstas, es esencial a la hora de organizar el trabajo en la construcción, especialmente en la temporización de tareas que requieren condiciones despejadas o ausencia de viento. Dentro de la planificación urbanística son esenciales los estudios climáticos en cuanto al estudio de orientación y la minimización de los costes de climatización. El viento, los cambios de temperatura y el volumen de precipitación son factores a tener en cuenta en cuanto a la elección de materiales, cálculos de dilatación y contracción de materiales, sobrepesos y estudios de cargas.

    Cualquier tipo de actividad industrial que se desempeñe total o parcialmente al aire libre puede sacar ventaja del conocimiento meteorológico, fundamentalmente a partir del correcto almacenaje de materias primas y productos y la posibilidad de adopción de medidas preventivas en casos de meteorología adversa. Especialmente delicadas serán aquellas actividades que requieran de ciertas condiciones de humedad ambiental con objeto de proceder a reposo o secado de materiales diversos.

    En las actividades relacionadas con turismo y ocio el conocimiento del clima es esencial a la hora de determinar las zonas adecuadas para cada tipo de actividad. El conocimiento del tiempo actual y la previsión a corto plazo, condiciona el desarrollo de eventos lúdicos y deportivos, permitiendo la adopción de medidas preventivas, especialmente frente a situaciones potencialmente peligrosas. La predicción del tiempo a medio y largo plazo posibilita una correcta gestión de personal y almacenamiento de productos perecederos en el sector hotelero y de instalaciones lúdicas (parques temáticos, atracciones, acuáticos, etc). Disponer de una adecuada información sobre el tiempo previsto y el estado del mar es esencial en la operativa de puertos deportivos, o en el desarrollo de actividades acuáticas.

    En el sector del comercio, la previsión del tiempo permite planificar la demanda de determinados productos de calzado, textiles o alimentarios.

    En las actividades de transporte las aplicaciones posibles de la meteorología van desde la planificación de rutas de transporte adecuadas, pasando por la determinación de situaciones de riesgo durante el transporte marítimo, aéreo o terrestre, hasta la correcta orientación de pistas de aterrizaje en función del viento dominante. La presencia de nieve o hielo en las carreteras es un factor de riesgo para el transporte terrestre. Así mismo las condiciones de temperatura y humedad son determinantes a la hora de establecer las condiciones de transporte de alimentos, animales y mercancías.

    El sector agrícola es especialmente delicado, las fluctuaciones del tiempo son uno de los factores responsables de la variabilidad anual de la producción. Los factores más relevantes son la temperatura del aire, la precipitación, la humedad del aire y del suelo, la evapotranspiración y los fenómenos extremos como granizo, heladas y sequías. El conocimiento de las condiciones meteorológicas permite tomar decisiones estratégicas para la planificación a largo y medio plazo, particularmente en la utilización de maquinaría de diverso tipo, las estrategias de regadío y la selección de cultivos.

    La actividad pesquera se ve profundamente afectada por las condiciones atmosféricas. La persistencia de meteorología adversa repercute automáticamente en el precio de los distintos productos, ya que imposibilita el desempeño de esta actividad. Los valores de temperatura del mar condicionan la presencia y tasa de reproducción de las distintas especies. La correcta previsión de factores como dirección y fuerza del viento, temperatura del agua, precipitaciones y situaciones de temporal son de gran utilidad a la hora de planificar el comportamiento del mercado y el desarrollo de esta actividad.

    Dentro de la actividad ganadera los factores meteorológicos son determinantes, siendo los responsables de una posible reducción de la producción. El conocimiento de los valores de humedad, temperatura, precipitación y vientos dominantes, son un factor determinante a la hora de planificar la provisión de alimentos o la vacunación. Las condiciones ambientales, (heladas, bajas temperaturas, sequía, etc) pueden originar un ambiente propicio para la propagación de enfermedades o un deterioro de las condiciones de vida, que puede afectar a la cantidad y calidad de la producción.

    Como hemos visto, hay multitud de actividades concretas para las cuales es conveniente conocer cual ha sido, es o será el comportamiento del medio atmosférico. Las modernas técnicas de adquisición de datos a través de estaciones automáticas, sensores remotos y satélites, junto con las crecientes capacidades de transmisión, procesamiento de datos y cálculo, posibilitan que la aplicación del conocimiento meteorológico, tanto en su vertiente climática como de diagnóstico o pronóstico, sea una realidad a incorporar como un factor más a tener en cuenta en la toma de decisiones.

    Fuente: euskonews. 18/06/2018
    http://www.euskonews.com/0204zbk/gaia20412es.html

    Dejar una Respuesta